Recuperación de datos de discos duros Western Digital

Recuperación de datos de discos duros Western Digital

30 años de experiencia recuperando Discos Duros Western Digitaly de las principales
marcas

Western Digital es uno de los principales fabricantes de discos duros a nivel mundial, desde 1970. 

En Serman, recuperamos unidades de disco duro Western Digital desde 1989, tanto discos duros externos como internos. Disponemos de tecnología específica para la intervención de unidades Toshiba así como de técnicos especializados. Somos expertos en recuperación de las unidades más antiguas y las más actuales.
A día de hoy Serman tiene acuerdos de colaboración con Toshiba en el ámbito de la recuperación de datos.


Cómo funciona

recuperación de datos de discos duros Western Digital
laboratorio de recuperación de datos de discos duros Western Digital de cualquier tipo

Cualquier disco Western Digital

  • Discos duros internos (SATA, SAS, IDE/ATA, SCSI, Fibre Channel)
  • Discos duros de estado sólido (SSD)
  • Discos duros externos (USB, FireWire, e-SATA, Thunderbolt...)
  • Discos duros Ethernet (NAS)
  • Dispositivos obsoletos (IDE/XT, ESDI, MFM, RLL...)
laboratorio de recuperación de datos de discos Western Digital duros de cualquier sistema operativo

Cualquier sistema operativo

  • WINDOWS (NTFS, FAT)
  • MAC
  • LINUX
  • UNIX
  • Sistemas operativos descatalogados (Pick, Novell NetWare...)
recuperación de datos de discos duros Western Digital por cualquier tipo de fallo

Cualquier tipo de fallo en su disco Western Digital

  • Daño lógico (no hay acceso a los datos pero no hay avería en el hardware —borrado, formateo, corrupción, virus...—)
  • Daños físicos (avería mecánica, electrónica o del software de control de bajo nivel)
  • Encriptación
  • Inundación
  • Incendio
 

Precios mínimos de recuperación de datos
de discos duros Western Digital


Solicite recogida

* IVA no incluido

Desde 150€ *Desde 350€ *Desde 550€ *
Fallo lógico Fallo electrónico Fallo mecánico Fallo de cabezales Fallo de motor
Un fallo lógico puede encontrarse en cualquier disco duro pues no depende del hardware sino del software. Nunca existe daño en el dispositivo. Puede deberse a formateo, borrado, corrupción en el arranque, corrupción de la partición, virus, corrupción de ficheros, sobreescritura, etc.
Si queremos obtener resultados cercanos al 100%, será necesario un procesado del contenido en bruto del disco con técnicas adaptadas a cada tipo de daño. La sobreescritura suele provocar resultados parciales.
Suele desencadenarse por fluctuaciones de corriente tanto en fuentes de alimentación de PC como de cajas externas. El disco duro no tendrá actividad ninguna. Ni detección, ni giro de motor. Está aparentemente "muerto". En el momento del fallo puede aparecer un olor a quemado característico de los componentes electrónicos. No servirá de nada hacer un cambio de placa, por estar parametrizada con el cabezal que fue montado en fábrica.
En Serman disponemos de tecnología para adaptar la parametrización de placas donantes a la del disco duro dañado. Porcentaje de éxito cercano al 100%.
Existen distintos tipos de fallo mecánico en función de cada fabricante y modelos que cursan con distintos síntomas de fallo:
- Zumbido, vibraciones o, incluso, omisión de giro del motor.
- Puede escucharse un leve "tac-tac" y puede llegar a producirse una parada de motor.
- El disco no se detecta en la BIOS o lo hace erráticamente.
En función de la severidad de cada caso se debe proceder a aplicar técnicas de asistencia mecánica y, en algunos casos, incluso al trasplante de platos a una nueva mecánica. Es un fallo grave en la unidad.
El fallo de cabezales es muy común en todos los fabricantes, bien por un agente externo (golpe, etc), bien por una degradación interna de la emulsión. La unidad deja de detectarse en la BIOS o se detecta con dificultad. Se escucha un "tac, tac" cíclico y repetitivo que podría cesar al cabo de varios intentos. El fallo de cabezal requiere un trasplante del mismo en cámara limpia. Estas recuperaciones de datos siempre se ven afectadas por el elevado precio de los cabezales donantes que deben ser muy específicos.
Es un fallo que podemos encontrar en todos los fabricantes de discos duros. Suele desencadenarse por un golpe en la unidad o una descompensación térmica grave. Puede presentar distintos síntomas:
- No se detecta en la BIOS.
- El eje del motor se atasca, emitiendo un curioso y característico pitido similar a una melodía digital.
- El motor no gira en absoluto.
En los fallos de motor se requiere el trasplante de los platos a otra mecánica compatible. Es un procedimiento complejo que requiere experiencia y una precisión extrema. Será necesario utillaje específico en cada caso. Porcentaje de éxito superior al 85%.