Qué es una partición en un disco duro y para qué sirve

¿Sabes lo qué es una partición en un disco duro? A medida que los discos aumentan su capacidad almacenamiento, se hace necesario mejorar la administración de semejante espacio. Administrar un disco duro eficientemente hará que aumente la velocidad de nuestro equipo, que sea menos vulnerable a los errores y se administre más eficientemente el espacio.
 

¿Sabes lo qué es una partición en un disco duro? A medida que los discos aumentan su capacidad almacenamiento, se hace necesario mejorar la administración de semejante espacio. Administrar un disco duro eficientemente hará que aumente la velocidad de nuestro equipo, que sea menos vulnerable a los errores y se administre más eficientemente el espacio. Para ello una buena solución es particionar un disco grande en varias unidades lógicas.

Para que hacer una partición en un disco duro

Cuando un disco duro es particionado, no se hace más que dividir de forma lógica el espacio de almacenamiento virtual, creando dos o más discos duros virtuales, cada uno de ellos con su propio sector de booteo, y su sección lógica de almacenamiento de archivos. Si vamos al administrador de archivos de nuestro equipo veremos cómo cada nueva partición es reconocida como un disco duro aparte, identificado por una letra mayúscula del alfabeto.

De esta manera, sería posible trabajar con un sistema operativo, por ejemplo Windows 8, en una partición y en la otra tener Linux u otro sistema operativo distinto. Las ventajas de particionar un disco son múltiples. Si tenemos necesidad de realizar un escaneo de su superficie, con dos discos duros virtuales resultará mucho más rápido. Igualmente, el acceso a la información por parte de la memoria RAM de nuestro equipo será más rápida si contamos con dos discos más pequeños en lugar de uno más grande.

Pero puede suceder que el disco físico tenga errores que hagan que una de las particiones sea inaccesible. En este caso, de persistir este mal funcionamiento, se perdería toda esta información y el disco se vería reducido a la mitad de su capacidad. Sin embargo, aunque inaccesible, la información sigue estando almacenada. Para recuperar estos datos es necesario apelar a técnicas especiales que nos permitirán marcar los clusters defectuosos, para omitirlos en futuras lecturas, por ejemplo, deshaciendo la partición, pero  sin necesidad de formatear el disco.