Procedimientos para recuperar datos

Recuperar disco duro dañado: Precauciones que hemos de tomar en caso de querer recuperar datos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

En cualquier sistema informático, los discos duros son una parte vital y fundamental. Y es que en ellos no solo se almacena toda la información del sistema sino que, y cada vez más, en ellos guardamos multitud de documentos importantes, personales o profesionales, que muchas veces son irreemplazables.

Así, no es raro que al detectar un mal funcionamiento en nuestros discos duros a menudo nos preocupemos, o incluso nos asustemos, especialmente si no tenemos copias de seguridad de los datos almacenados en ellos (algo que, sobre todo con los datos más importantes, se debe realizar de manera frecuente).

Sin embargo, si se detecta un mal funcionamiento en estos dispositivos, lo primero es conservar la calma y procurar no hacer nada que pueda dificultar la recuperación de los datos.

Si detectamos que nuestro disco duro, o RAID, empieza a funcionar mucho más lentamente de lo normal, o emite ruidos extraños, no debemos intentar copiar los datos más importantes a otro disco duro o soporte. Pues dichos síntomas ya indican un funcionamiento mecánico precario y, en ese estado, el intento de copia puede provocar un colapso mecánico que dificulte o, incluso, imposibilite la recuperación de datos del disco duro.

Hay que ser conscientes de que al someter al disco duro dañado a un trabajo mecánico excesivo, como puede ser la transferencia continua de datos, puede empeorar su situación así que, si los datos son especialmente importantes, lo mejor es consultar a un especialista desde el primer momento y que sea él quien nos recomiende qué hacer.

En cualquier caso es fundamental que, si detectamos cualquier problema, evitemos sobrescribir o modificar el contenido del disco duro, ya sea mediante antivirus, desfragmentadores de disco o chequeos de integridad, como scandisk, pues no solo la sobreescritura es irreversible, sino que todos estos procesos someten al dispositivo a una lectura intensiva. Y si usamos algún programa de recuperación de datos, por esta misma razón, debemos evitar que la información recuperada se almacene de nuevo en el disco duro dañado. Igualmente debemos tener en cuenta que dichos programas de recuperación de datos, no están diseñados para casos en los que nuestro dispositivo tiene una malfunción, sino solo en casos de borrado, o corrupción, en definitiva, para aquellos casos en los que si pudiésemos prescindir de nuestros datos, podríamos seguir utilizándolo.

Al igual que hay que evitar manipular, o sobrescribir, la información contenida en el disco duro, si éste no fuese detectado por el sistema, es también importante evitar manipular físicamente el propio disco duro y nunca abrirlo, ya que los platos se contaminarían y los cabezales podrían sufrir daños por la electricidad estática.

Esta consideración de no manipular el disco duro es especialmente importante en el caso de que nuestro disco duro se encuentre en un RAID, ya que para recuperar la información no se debe sustituir, ni reconfigurar, ninguno de sus discos. Un RAID es un conjunto de discos duros que forman uno solo y donde, normalmente, uno sobra o “permite dañarse”. Por ello es un sistema redundante que tolera la rotura de uno cualquiera de sus discos duros, pero hay que tener muy en cuenta que cuando esto sucede, el acceso a los datos queda indemne. Lo que nos permite ahora ese RAID con un disco duro dañado, es sustituirlo y “reconstruir” sobre un sustituto nuevo para volver a la situación de redundancia. Sin embargo, si un RAID cae, si perdemos el acceso a sus datos, no existe “reconstrucción” de esta situación, algo más ha fallado y necesitaremos irremediablemente los servicios de recuperación de datos. Una reconstrucción forzada en esta situación daña los datos irremediablemente por sobrescritura errónea de los discos sanos.

Para finalizar, señalar que si queremos recuperar un disco duro dañado, la mejor recomendación que se puede hacer, especialmente si los datos son importantes, es recurrir a un servicio profesional ya que, gracias a sus medios técnicos, conocimientos y experiencia, no solo garantizan la recuperación de la información en la mayoría de las situaciones sino que conocen bien lo que no se debe hacer para evitar pérdidas irreversibles.

Comments are closed.

DMCA.com Protection Status