Noticias

Por qué es tan difícil para los usuarios controlar sus datos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Recuperamos tus datos

Un estudio reciente encontró que el 81% de los usuarios de Internet dice que se han preocupado sobre cómo se usan sus datos en línea. Pero la mayoría de las personas continúan entregando su información y marcan las casillas de consentimiento con impaciencia, dando lugar a una «paradoja de la privacidad», donde las preocupaciones no se reflejan en sus comportamientos. Es un desafío desalentador para los políticos y las empresas por igual navegar el futuro del gobierno de datos.

Falta un sistema que defina y otorgue a los usuarios «agencia digital»: la capacidad de poseer los derechos sobre sus datos personales, administrar el acceso a estos datos y, potencialmente, recibir una compensación justa por dicho acceso. Esto haría que los datos fueran similares a otras formas de propiedad personal: una casa, una cuenta bancaria o incluso un número de teléfono móvil. Pero antes de que podamos imaginar tal estado, debemos examinar tres preguntas centrales: ¿Por qué los usuarios no se preocupan lo suficiente como para tomar medidas que coincidan con sus preocupaciones? ¿Cuáles son las posibles soluciones? ¿Porque esto es tan difícil?

¿Por qué las acciones de los usuarios no coinciden con sus preocupaciones?

Para empezar, los datos son intangibles. No lo entregamos activamente. Como subproducto de nuestra actividad en línea, es fácil ignorar u olvidar. Gran parte de la recolección de datos es invisible para el consumidor: ven los resultados en ofertas de marketing, servicios gratuitos, feeds personalizados, anuncios personalizados y más.

En segundo lugar, incluso si los usuarios quisieran negociar más agencia de datos, tienen poca influencia. Normalmente, en mercados que funcionan bien, los clientes pueden elegir entre una variedad de proveedores competidores. Pero este no es el caso si el servicio es una plataforma digital ampliamente utilizada. Para muchos, dejar una plataforma como Facebook parece tener un alto costo en términos de tiempo y esfuerzo y no tienen otra opción para un servicio equivalente con conexiones a las mismas personas. Además, muchas personas usan sus inicios de sesión de Facebook en numerosas aplicaciones y servicios..

¿Cuáles son las posibles soluciones?

Una solución es crear mecanismos que otorguen a los usuarios la propiedad directa de sus datos. Hay muchas propuestas que buscan atención.

Arreglos legislativos:

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de Europa, que podría decirse que es la medida legislativa más completa hasta el momento, ofrece disposiciones para la portabilidad de los datos, brindando a los ciudadanos una mayor agencia digital. Sin embargo, la solución europea ha dejado a muchos insatisfechos con la falta de capacidad de poner las reglas en práctica.

Los datos, a diferencia de otras formas de propiedad personal, son complicados. Cualquier solución viable necesitaría cumplir con varios de los siguientes puntos como mínimo:

  1. Definir qué constituye los datos personales a los que los usuarios tiene derechos exclusivos. Por ejemplo, una foto personal puede contener a un amigo etiquetado. Utilizar esos datos podría violar la privacidad del amigo. Alternativamente, el seguimiento de los clicks que una persona en un sitio web es información sobre sus preferencias. Pero, ¿en qué punto esa información se convierte en propiedad intelectual del sitio web?
  2. Establecer criterios para demarcar datos personales, datos anónimos y datos de terceros. Para ver por qué esto puede ser difícil, incluso los datos anónimos cuando están vinculados pueden revelar información de identificación personal; Se demostró que un algoritmo identifica al 99.98% de los europeos al conocer tan solo 15 atributos demográficos por persona. Alternativamente, si los datos de un usuario se vinculan a datos de terceros que se consideran dañinos o falsos, ¿puede el usuario eliminarlos sin violar los derechos de libre expresión del tercero?
  3. Que se cree un sistema transparente, basado en el mercado, y universalmente aceptado para valorar datos y compensar a las personas en consecuencia por los datos comerciales. La compensación puede ser en forma de un servicio personalizado o una compensación monetaria, mientras que algunos datos pueden no ser negociables en absoluto.
  4. Poder definir estándares sobre cómo se almacenan, mueven o acceden los datos de forma interoperativa a través de diferentes plataformas digitales.
  5. Una ley que establezca criterios para evaluar las compensaciones entre muchas necesidades: interoperabilidad, privacidad, ciberseguridad. La facilidad de interoperabilidad, por ejemplo, también podría reducir la ciberseguridad.
  6. Y que consiga fijar criterios para evaluar las compensaciones entre los datos personales y el uso de datos agregados como un «bien público», para entrenar algoritmos para uso social, detección de fraude, seguridad pública, marcado de noticias falsas, etc.

Contacta con Serman Recuperación de Datos

Comments are closed.