Los fallos en los discos duros y otros sistemas de almacenamiento en servidores de empresas

Más del 90% de la información nueva que se produce en el mundo se almacena en un disco duro, u otro tipo de soporte. Las empresas requieren cada vez de mejores y más fiables sistemas de almacenamiento para guardar la información, esa información que les permite operar con normalidad a lo largo de la jornada.
 

Más del 90% de la información nueva que se produce en el mundo se almacena en un disco duro, u otro tipo de soporte. Las empresas requieren cada vez de mejores y más fiables sistemas de almacenamiento para guardar la información, esa información que les permite operar con normalidad a lo largo de la jornada. A medida que se hacen más complejos los soportes de almacenamiento de los servidores, se multiplica el número de discos duros, y con ello la posibilidad de que fallen.

Las causas de fallo pueden ser de variada naturaleza. Contrario a lo que se piensa, estudios recientes demuestran que las condiciones de uso como la temperatura no tienen tanta incidencia en el fallo del disco duro como los procesos dinámicos de escaneo, y movimiento interno de los clusters de almacenamiento, es decir la reubicación de clusters para un mejor funcionamiento del disco duro, y ahorro de espacio.

Es por esto que lejos de entrar en una meseta en la actividad, las empresas de recuperación de datos encuentran cada vez un mayor número de usuarios dispuestos a contar con un servicio profesional en caso de fallos en los discos duros de los servidores, como así también otras cuestiones de almacenamiento, copias de seguridad y recuperación de datos corruptos o borrados accidentalmente. Asimismo es necesario considerar la amenaza de malware y otros scripts maliciosos que aumentan con el uso cada vez más popular de la nube, es decir la necesidad de conectarse a Internet para gestionar ciertos procesos.

Asimismo, se ha perdido una cierta hegemonía en la fabricación de discos duros, pues cada fabricante, en una búsqueda permanente de una mejora de rendimiento, utiliza su formato de memoria específico, que requiere la puesta en marcha de un conjunto de herramientas de recuperación de datos específico para cada unidad afectada.