Nuevas tecnologías

IoT: Nuevos desafíos en el almacenamiento de datos perimetrales

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

El Internet de las cosas trae desafíos, con una gran cantidad de dispositivos y datos nuevos. Es considerado como el próximo desafío para que las empresas adopten y exploten. Pero, ¿qué es exactamente IoT y cómo afecta el almacenamiento y la forma en que administramos nuestros datos?

IoT se refiere a una amplia red de dispositivos físicos que incluye sensores, vehículos, dispositivos móviles e incluso electrodomésticos que crean y comparten datos.

Para las empresas esto puede significar cámaras que monitorean datos a través del paso del tiempo hacia una planta, básicamente un centro que recibe información desde oficinas remotas / sucursales o cualquier ubicación en la que opera la empresa.

La amplitud de opciones significa que casi cualquier dispositivo fuera del centro de datos que genere información útil podría ser parte de una solución de IoT.

Por lo general, los dispositivos IoT se ven como dispositivos individuales, administrados de forma remota y en circuitos cerrados, como las cámaras de seguridad, pero no siempre es así. Muchas empresas tienen entornos distribuidos que ejecutan uno o más servidores en sucursales para monitorear cosas como el acceso a los edificios, los controles ambientales u otras tareas que se relacionan directamente con la empresa.

Como resultado, IoT es una malla de dispositivos que pueden crear, almacenar y procesar contenido en muchas ubicaciones físicas.

Datos distribuidos y IoT.

Probablemente, la afirmación más obvia aquí es que la información creada se encuentra fuera del centro de datos.

Cada vez vemos más el término “borde” que se usa para describir las tareas de computación y administración de datos realizadas fuera de los centros de datos centrales. Aunque la computación perimetral ha existido durante muchos años, la evolución actual en IoT es notable por el gran volumen de datos creados en ubicaciones no centrales.

Esto conlleva desafíos únicos para los departamentos de TI que deben garantizar que estos datos se protejan, recopilen y procesen adecuadamente.

La mayoría de las organizaciones de TI están acostumbradas a saber exactamente dónde residen sus datos. Con IoT, el desafío de dar la debida atención en todo el contenido que posee una empresa es mucho mayor, con implicaciones obvias en la privacidad y las regulaciones de los usuarios, como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR).

Procesamiento distribuido

Con la posibilidad de que se cree tanta información en el borde, es imposible mover todos los datos al centro de información para procesarlos de manera oportuna.

Primero, con una amplia variedad de dispositivos implementados, puede ser simplemente imposible para una empresa trasladar todos y cada uno de los datos sin invertir excesivas cantidades de recursos en redes externas.

En segundo lugar, en muchos casos, los datos pueden no valer lo suficiente como para que merezca la pena invertir en ellos. Por ejemplo, una cámara que cuenta los autos que pasan por una intersección de tráfico no necesita almacenar todo lo ocurrido en el vídeo, solo necesita reportar la cantidad de autos contados en períodos de tiempo específicos. Usar todo el vídeo solo es generar datos innecesarios.

Un tercer punto a considerar es el procesamiento oportuno de los datos. Es posible que los dispositivos de IoT deban tomar decisiones de procesamiento local rápidamente y no tolerar la latencia de leer y escribir los datos en un centro de datos central para que se produzca el procesamiento.

Este requisito de procesamiento y datos distribuidos significa que las empresas deben agregar la capacidad de llevar el cálculo y las aplicaciones al límite y, en muchos casos, procesar previamente los datos antes de que se carguen en el centro de datos central para el procesamiento a largo plazo.

Futuro

No existen prácticas óptimas ni estándares de la industria que garanticen que los datos distribuidos se acceden de manera segura y se transporten a los centros de datos centrales. Normalmente, los datos se mueven de forma asíncrona, lo que conlleva el riesgo de que se vuelvan inconsistentes o fuera de lugar con las copias en el centro de datos.

A medida que avanzamos, el desafío para las empresas de almacenamiento y gestión de datos es desarrollar estándares y herramientas que traten los datos fuera del centro de datos con el mismo nivel de seguridad y coherencia que tienen nuestras nubes públicas y privadas.

Comments are closed.

DMCA.com Protection Status