Procedimientos para recuperar datos

¿Existe la Posibilidad de Recuperar Información de un Disco Duro Formateado?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

¿Es posible recuperar datos de un disco duro formateado? Si has llegado a este artículo buscando desesperadamente una respuesta afirmativa, puedes quedarte tranquilo: sí, se puede.

Ahora que has respirado con alivio al saber que no has perdido la información para siempre consideramos importante aclarar primero a qué nos referimos cuando hablamos de formatear. ¿Qué es formatear? Tal como el mismo término lo sugiere, formatear es dar forma. Es decir, formatear es volver al disco duro a su estado original, tal como salió de fábrica. Cuando formateamos un disco en teoría se pierden todos los datos y, como has podido comprobar, eso no siempre es una buena noticia.

Este artículo es un tutorial que te permitirá obtener una guía paso a paso que cualquier usuario pueda ejecutar: esperamos que te resulte de utilidad para resolver tu problema.

Para que este tutorial sea realmente útil:

  • La unidad de disco de la que debemos obtener la información perdida debe haber sido formateada.
  • La computadora debe tener instalado algún sistema operativo (Windows, Linux, etc.)
  • Que hayas formateado el disco utilizando algún sistema de archivos o herramienta
  • En la unidad no pueden haberse sobrescrito datos.

 

Entendiendo el Disco Duro

El disco duro es similar en su arquitectura a los discos de vinilo que nuestros padres y abuelos solían tocar en su tocadiscos. Los discos duros están formados por varios platos, cada uno con su cabezal. Cada plato cuenta a su vez con pistas, y éstas tienen divisiones denominadas sectores. En los sectores podemos encontrar los clusters, y es allí justamente donde se graba la información.

Es decir, es en los clusters donde se guardan los archivos de todo tipo que almacenamos en nuestra computadora y todo el conjunto de clusters están registrados en el Directorio Raíz.

El cabezal del disco lee primero el sistema operativo, luego el formato del disco, a continuación el índice y por último los datos. Y eso es justamente lo que nos interesa. Al formatear un disco, lo que se pierde es el directorio raíz, el sistema operativo y la forma del disco, pero no los clusters ni la información en ella contenida. Es por esta razón que es tan importante no continuar agregando información en el disco ya que eso aumenta la posibilidad de que esa nueva información se grabe en clusters donde tenemos el o los archivos a los que queremos volver a tener acceso, complicando mucho más todo el proceso.

Si el disco ha sido formateado pero no se ha rescrito ningún cluster, será mucho más sencillo tener acceso a los datos que hemos perdido.

Primer paso: No Entrar en Pánico y Ser Prudentes

Si nos percatamos de que estamos formateando el disco y no hemos realizado una copia de seguridad de los archivos, el pánico del momento puede llevarnos a hacer tonterías. Si el sistema operativo no nos permite detener el proceso, debemos evitar apagar el PC con el botón de power o de otra manera rápida ya que corremos el riesgo de dañar el disco duro en su estructura, lo que podría llevarnos no sólo a perder el acceso a los datos sino también al disco duro en sí.

Siempre es recomendable dejar que el proceso termine y luego apagar el ordenador desde el software de la máquina. En esta primera etapa, mantener la calma es fundamental y ser prudentes. Cualquier acción apurada puede complicar todo aún más.

Segundo Paso: ¿Qué Herramientas Necesitaremos?

Para esta segunda etapa necesitaremos:

a)      Un disco duro de características idénticas que el que hemos formateado. Debe tener los mismos programas y funcionar con el mismo sistema operativo ya que si no será imposible comprobar qué datos hemos recuperado.

b)      Un programa de software para poder reobtener los datos.

c)       Mucha paciencia

 

Debes preparar la bios de la máquina para que bootee desde la unidad de cd/room.

Google ofrece información sobre cómo instalar el disco duro y configurar la bios. A continuación, debes instalar el disco duro nuevo como master y desinstalar el que has formateado.

Ahora puedes reiniciar el ordenador e instalar el sistema operativo. También instala los drivers y demás programas que necesites. No debes apurarte. Al terminar, te aconsejamos que desfragmentes el disco duro. Apaga el ordenador e instala el disco formateado como esclavo. Es importante que esté en la posición correcta.

Enciende el ordenador y comprueba en la bios que el ordenador reconoce ambos discos.

Tercer paso: ¡Obtén los Archivos!

Utiliza el sistema de recuperación de datos que prefieras y sigue paso a paso las instrucciones del programa. Existen muchas opciones en el mercado. Al finalizar podrás volver a contar con tus archivos.

 

Fuente imagen

Comments are closed.

DMCA.com Protection Status