Nuevas tecnologías

Cinta Magnética: Todavía es el futuro del almacenamiento de datos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Las unidades de disco están llegando a sus límites, pero la cinta magnética se pone mejor y mejor.  No debería sorprender que los avances recientes en el análisis de grandes datos y la inteligencia artificial hayan creado fuertes incentivos para que las empresas acumulen información sobre todos los aspectos mensurables de sus negocios.

Las regulaciones financieras ahora requieren que las organizaciones mantengan registros por períodos mucho más largos que lo que tenían que hacer en el pasado. Así que las empresas y las instituciones de todo tipo gastan cada vez más.

Los estudios muestran que la cantidad de datos que se está registrando está aumentando de 30 a 40% por año. Al mismo tiempo, la capacidad de los discos duros modernos, que se utilizan para almacenar la mayor parte de esta información, está aumentando a menos de la mitad de esa tasa. Afortunadamente, gran parte de esta información no necesita acceso instantáneo. Y para tales cosas, la cinta magnética es la solución perfecta.

¿En serio? ¿Cinta? La idea misma puede evocar imágenes de carretes girando irregularmente al lado de una computadora central voluminosa en una película antigua, o en los cassettes de música ochenteros. Pero si piensa un poco las cintas nunca se han ido.

De hecho, gran parte de los datos del mundo se conservan en cinta, incluidos los datos de ciencias básicas, como la física de partículas y la radioastronomía, datos en relación al patrimonio de la humanidad y los archivos nacionales, los registros de la banca, los seguros, la exploración petrolera y más. Incluso hay un grupo de personas cuyo trabajo es seguir mejorando el almacenamiento en cinta.

La cinta ha existido por mucho tiempo, sí, pero la tecnología no se ha congelado a tiempo. Todo lo contrario. Al igual que el disco duro, la cinta magnética ha avanzado enormemente a lo largo de las décadas.

El primer sistema comercial de almacenamiento de cintas digitales, el Modelo 726 de IBM, podía almacenar aproximadamente 1.1 megabytes en un carrete de cinta. Hoy en día, un moderno cartucho de cinta puede contener 15 terabytes. Y una sola biblioteca de cintas robótica puede contener hasta 278 petabytes de datos. Almacenar esa cantidad de datos en discos compactos requeriría más de 397 millones de ellos, que si se apilan formarán una torre de más de 476 kilómetros de altura.

Es cierto que la cinta no ofrece las velocidades de acceso rápido que los discos duros o las memorias de semiconductores. Aún así, las ventajas del medio son muchas. Para empezar, el almacenamiento en cinta es más eficiente desde el punto de vista energético: una vez que se han registrado todos los datos, un cartucho de cinta simplemente se guarda silenciosamente en una ranura de una biblioteca robótica y no consume ningún tipo de enrgía.

La cinta también es extremadamente confiable, con índices de error entre cuatro a cinco órdenes de magnitud más bajos que los de los discos duros. Y la cinta es muy segura, con encriptación incorporada sobre la marcha y seguridad adicional proporcionada por la naturaleza del medio en sí. Después de todo, si un cartucho no está montado en una unidad, no se puede acceder ni modificar los datos. Este alejamiento físico de lo digital es particularmente atractivo a la luz de la creciente tasa de robo de datos a través de ataques cibernéticos.

 

La naturaleza fuera de línea de la cinta también proporciona una defensa adicional contra el software defectuoso.

Por ejemplo, en 2011, un error en una actualización de software provocó que Google borrara accidentalmente los mensajes de correo electrónico guardados en aproximadamente 40,000 cuentas de Gmail. Esa pérdida se produjo a pesar de que hay varias copias de los datos almacenados en los discos duros en varios centros de datos. Afortunadamente, los datos también se grabaron en cinta, y Google eventualmente pudo restaurar todos los datos perdidos de esa copia de seguridad.

El incidente de 2011 de Gmail fue una de las primeras divulgaciones que un proveedor de servicios en la nube utilizaba cinta para sus operaciones. Más recientemente, Microsoft hizo saber que su Azure Archive Storage usa un equipo de almacenamiento de cinta IBM.

A pesar de todas estas ventajas, la razón principal por la que las empresas usan cintas suele ser simple economía. El almacenamiento en cinta cuesta una sexta parte de lo que tendría que pagar para mantener la misma cantidad de datos en los discos, razón por la cual se encuentran sistemas de cintas casi en cualquier lugar donde se almacenan cantidades masivas de datos. Pero como la cinta ahora ha desaparecido por completo como producto de consumo diario, la mayoría de la gente desconoce su existencia, y mucho menos los tremendos avances que la tecnología de grabación de cintas ha hecho en los últimos años, y continuará produciendo en el futuro previsible.

Contacta con Serman Recuperación de Datos

Comments are closed.